domingo, 24 de mayo de 2015

La primavera. El sol

Como este centro de interés va a durar bastante no esperaré a terminarlo para subirlo todo junto, sino que semana a semana os mostraré lo que vamos haciendo. 

Todos sabemos que la Primavera comienza el 21 de marzo.  A partir de ese momento, la mayoría de los colegios incluyen ya  en su programación actividades específicas.  Los niños de Segundo Ciclo  lo entienden bien, pero con los peques de dos años es diferente. Para explicar lo que es la primavera primero tienen que visualizarlo y sentirlo. Aquí cobra toda su importancia la frase de Aristóteles  “No hay nada en la mente que antes no haya estado en los sentidos”. 
Es decir, para aprender algo, primero ha de ser percibido. Y cuantas más variadas sean las rutas por las que entran  esas percepciones, mayor es el aprendizaje. Por eso, en la guarde no hemos empezado con el tema de la primavera hasta que no ha hecho verdadero calorcito y los árboles del patio han estado repletos de hojas y el césped crecido y cuajado de flores.


Ropa de primavera para Miguelito y Rosa
Lo primero que hemos percibido es que hace sol, mucho sol. Es decir calor. Incluso algunos peques ya han venido con pantalón y manga cortos. Nos hemos quitado el baby  y hemos comprobado que había dos niños con pantalón y camisetas de manga corta.  Esto nos ha dado pie para  explicar que en primavera empieza a hacer calor y  entonces nos ponemos ropa diferente. Y para  visualizarlo mejor le hemos cambiado la ropa a Miguelito y Rosa. Me reí mucho cuando al día siguiente Lucía me  dijo: "hoy también traigo la manga rota"


En otros post ya os he mostrado que siempre tenemos un rincón dedicado a la estación en la que nos encontramos, así fue en otoño e invierno. Normalmente ese rincón lo voy preparando yo, pero ahora, con este rincón de la primavera es diferente. Como ya son mayorcitos ellos van a contribuir a crear todos los elementos  con los que lo vamos a armar.  Y los elementos que coloquemos surgirán de sus propias observaciones del entorno: el día que veamos alguna mariposa, haremos  mariposas y las colocaremos, el día que veamos lagartijas, o mariquitas, o pájaros, pues lo mismo. 

De momento hemos empezado por el sol.

Arrugamos papel de seda
Visualizamos para qué sirven los depresores
.

Pintamos los depresores de color amarillo



Si pincháis aquí, vereis la entrada en la que os expliqué una de las rutinas diarias, la observación del tiempo.  Por eso ahora que constatamos que todos los días hace sol también nos hemos fabricado una para el rincón de la primavera. 
Para hacerlo, hemos hecho bolas de papel de seda amarillo que pegamos en dos círculos. Esto nos ha llevado dos mañanas, pues no es tan fácil arrugar papel (atención, hay que hacerlo con los dedos de la pinza superior, no con toda la mano). Es una actividad para trabajar la motricidad fina.  Luego hemos pintado unos depresores de color amarillo, para hacer los rayos (bueno, primero les he dejado jugar un rato con ellos, pues como ya saben para qué sirven, lo que les apetecía era jugar a mirarse la garganta, y cuando se han cansado de jugar ya se han centrado en la tarea). Finalmente lo hemos pegado todo y, he aquí nuestro sol, colgado del techo, alumbrándonos cada día. 



Así de chuli nos ha quedado.
Sol, solito, caliéntame un poquito.















Mientras lo hacíamos cantábamos Sal solito, caliéntame un poquito, para hoy, para mañana, para toda la semana. En los días siguientes, también marcábamos el ritmo con palmadas al cantar.


También aprendimos que un músico llamado Antonio Vivaldi, compuso una pieza musical titulada La primavera. Es una música muy alegre que podemos escuchar aquí:




El color asociado a la primavera es el verde y Lucía intenta   que lo percibamos a través de actividades muy variadas: 
Mirando a través de los papeles de celofán, buscando en la clase objetos de color verde, arrancando hierba del patio y tirandola a los compañeros por encima, tiñendo el agua de botellas con colorante alimentario, etc. 
Pero la actividad estrella es descubrir cómo se forma este color. Es una actividad muy sensorial,  se trata de mezclar con las propias manos el color amarillo y azul hasta que, ante nuestros ojos asombrados…¡aparece el color verde!  

Azul y amarillo...
si los mezclamos surge el color verde




No hay comentarios:

Publicar un comentario